Os traigo la forma de endulzar vuestro fin de semana: ¡¡¡¡la RECETA de la MEJOR APPLE PIE que vais a probar jamás!!!! 

Esta receta es maravillosa. Os aseguro que ya la he hecho y he quedado encantada. Es un poco más complicada que la receta de carrot cake, ¡pero es que en cuanto la probéis sabréis que el trabajo ha merecido la pena!

Origen

¿Quién creía que la famosa apple pie era americana? ¡Pues no, amigos! Esta maravillosa tarta tiene su origen (aunque no confirmado al 100%) en Europa. Claro, quién iba a creer que no era americana si los americanos hasta tienen un dicho reivindicativo de la procedencia de esta tarta: ‘as American as apple pie’ (‘tan americano como la apple pie’). 

Hay dos motivos principales por los que se entiende que esta tarta nació en Europa. Por un lado, en este continente existe una extensa tradición de cultivo de manzanas. Por otro lado, hay libros de recetas europeos en los que ya se recogían recetas de pasteles rellenos de frutas. Para ser más exactos, hay un recetario denominado The Forme of Cury, que fue editado en 1390 por los cocineros de Ricardo II de Inglaterra, en el que se explica la receta de una tarta de manzana denominada tartys in applis. 

Así pues, podríamos concluir que, aunque la apple pie sea todo un símbolo  de la cultura americana, su verdadero origen está en Europa y, quizá, incluso en Inglaterra. Por eso, hoy vamos a hacer una maravillosa Apple Pie al British Style. ¿Y cómo es al British Style? Pues es recubriendo la fruta también por encima, es decir, no dejándola visible. 

¡Vamos al lío!

Receta de la mejor apple pie o tarta de manzana al estilo británico

Receta

Ingredientes:

Masa:

  •  400 gr.  de harina de trigo (normal, no puede ser de bizcocho ni con levadura)
  • 20 gr. de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 260 gr. de mantequilla sin sal muy fría
  • 80  ml. de agua muy fría
  • 30 ml. de vinagre de manzana o arroz muy frío (yo puse vinagre de vino y me quedó estupendamente)

Relleno:

  • 4-6 manzanas (yo usé 6 y creo que podría haber admitido una o dos más, depende del molde). Usa las manzanas que más te gusten; yo usé las que estaban más maduras de mi casa
  • 140 gr. azúcar moreno 
  • 30 gr. de fécula de maíz o maicena
  • 1 cucharada de zumo de limón (mejor natural)
  • 1/2  cucharadita de canela molida
  • 1/2  cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4  cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de sal

Receta:

Masa:

Lo primero que debemos hacer es la masa, ya que tendremos que dejarla en la nevera entre una y dos horas. Podéis usar una máquina mezcladora o hacerlo con las manos; yo lo hice con las manos y me quedó genial. 

  1. Tamiza la harina y añádele el azúcar y la sal. Remueve un poco la mezcla con las manos o una barilla. 
  2. Añade la mantequilla muy fría cortada en cubitos. Si usas una mezcladora, pon la máquina 50 segundos a baja potencia. Si lo haces con las manos, pellizca la mantequilla e intégrala con las manos. El resultado debe ser una mezcla que aún tenga grumos. 
  3. Añadimos el vinagre y el agua muy fríos. Volvemos a batir 15 segundos a baja potencia o un poco más con las manos. 
  4. Debe quedar una masa en la que se vean los ingredientes no perfectamente integrados y que al compactarla se junte sin problema. 
  5. Divide la masa en dos partes, una ligeramente más grande que la otra. Haz dos bolas, aplástalas un poquito y guárdalas en papel transparente en la nevera.
  6. Deben estar en la nevera entre 1 y 2 horas. 

Relleno:

  1. Añade 4 cucharaditas de azúcar moreno en el zumo de limón y resérvalo. 
  2. Añade en un bol el azúcar restante, la maicena, la canela, el jengibre, la nuez moscada y la sal. Lo mezclados todo muy bien y reservamos. 
  3. Pela y quítale el corazón a las manzanas. Yo las corté en láminas finas, pero también pueden cortarse en daditos. 
  4. Pon las manzanas en un bol y añádeles el zumo con el azúcar. Remueve bien la manzana para que todo se impregne del zumo. Luego tápalo con papel transparente y deja reposar la masa 20 minutos.
  5. Tras los 20 minutos, añadimos la otra mezcla y removemos bien. Ya tenemos el relleno preparado. 

Preparación de la tarta:

  1. Hay que sacar la masa unos 5-10 minutos antes de trabajarla. Yo saqué las dos partes cuando estaba pelando las manzanas. Luego, mientras estas reposaban los 20 minutos, trabajé la masa. 
  2. Espolvorea con harina la mesa de trabajo. Coge el trozo más grande y ponlo encima de la harina, ponle también un poco de harina por encima y un poco de harina al rodillo para que no se quede pegado. Trabaja la masa con el rodillo intentando mantener una masa redonda. Debe tener unos 6 centímetros de grosor y ser más amplia que vuestro molde, ya que también deberá cubrir las paredes del mismo. 
  3. Una vez hecha la masa, la colocamos en el molde cubriendo la base y las paredes. Recortamos el exceso de masa. La dejamos reposar en el frigorífico durante 15 minutos. 
  4. Cogemos el otro trozo y hacemos este mismo proceso hasta estirarla en círculo con unos 6 centímetros de grosor.
  5. Cuando tengamos la masa estirada, la cortamos en tiras de un centímetro de ancho.
  6. Escurrimos las manzanas en un colador durante unos segundos. 
  7. Sacamos la base del frigorífico y le ponemos dentro las manzanas. 
  8. Ahora toca hacer el enrejado. Pero parar ello, os recomiendo que os vayáis al minuto 7.30 del vídeo que os dejo al final del post en el que os dejo la receta que he seguido, ella lo explica visualmente y será mucho más fácil entenderlo.
  9. Una vez terminado el enrejado, lo pincelamos con una mezcla de leche y huevo batido. Esto hará que quede más bonita y brillante. 
  10. Podemos también espolvorear un poco de azúcar por encima de la masa para que quede más tostada y crujiente. 
  11. Dejamos reposar la masa 15 minutos en el frigorífico. 
  12. Una vez precalentado el horno, metemos la tarta unos 60 minutos a 190ºC. Cada horno es un mundo, así que os recomiendo que os vayáis fijando. Si creéis que se tuesta mucho por encima, ponedle una hoja de papel de aluminio cubriendo la parte de arriba, no hace falta colocarla bien, sino simplemente que cubra la tarta.
Por cierto, si os sobra masa podéis decorar los bordes como hace ella. Yo guardé la masa y me hice una empanadilla de Nutella al día siguiente para merendar, porque ya no quedaba tarta (sí, duró menos de 24 horas).

La mejor apple pie que probarás y esta es su receta

¡Y lista!

A mí me encantó comérmela recién hecha y calentita. También me la comí fría al día siguiente para desayunar y seguía estando exquisita. ¡Os animo a que la hagáis! Es una receta un poco larga, pero no es tan difícil, ¡y el resultado merece muchísimo la pena!

Por último, os dejo el vídeo de la receta. De todas las que he hecho, ¡es sin duda mi favorita!

¡Contadme en los comentarios si la hacéis y enseñadme cómo os queda!

Base, manzanas y tiras de la apple pie
Enrejado de la apple pie
Mejor apple pie del mundo

Vídeo de la receta:

Cultura superada:
Diseñador web 5%
Categoría
Etiquetas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción